EL ENRIQUECIMIENTO AMBIENTAL

Desde hace tiempo venimos publicando post en los que hablamos de las distintas razas de gatos y perros, todos los jueves un gato y los sábados un perro, en los que os venimos contando orígenes, características, carácter, educación o salud entre otros detalles, los ya publicados los podéis ver en nuestras RR.SS. de Lemi Mascotas y también podréis seguir viendo los que iremos hablando durante los próximos meses, en muchos post se repiten circunstancias que son aplicables a distintas razas y a distintos tipos de animales y uno de ellos es el concepto, enriquecimiento ambiental, aunque en muchos casos ya sabréis de que hablamos porque la frase en bastante evidente daremos una ligera pincelada para dejarlo más claro: “entendemos por enriquecimiento ambiental al conjunto de medidas que, como su propio nombre indica, implica enriquecer el ambiente para nuestra mascota, añadiendo elementos o rutinas que sirvan para mejorar el bienestar físico y emocional de los animales que viven en él.” En este post hablaremos de lo relacionado con perros y gatos, pero es algo que es aplicable a cualquier animal que viva con nosotros o entre nosotros.

Lo primero que debemos tener claro cuando adquirimos un gato o un perro es que una de nuestras funciones es crear o facilitar un ambiente o entorno apropiado para estos, en los que puedan expresar diferentes comportamientos típicos de su especie con el objetivo de mejorar su calidad de vida, así como generar una mayor facilidad de gestión de los cambios y a las situaciones que se puedan generar a lo largo de su vida ayudando a reducir los niveles de estrés.

Dentro de esas medidas debemos valorar que debemos incluir creando ambiente físico, psicológico y organizativo. En el físico, haciendo entender sus espacios, juguetes o comida entre otros, en la parte psicológica, desarrollar ambientes donde mentalmente les requiera un desarrollo de la mente o un reto resolver, por ejemplo, y en el caso organizativo, pues podemos hablar, entre otros, de la estructura social del animal o cómo manejar a este por parte de los miembros de la unidad familiar. Lo que si debemos tener claro es que cada animal y raza es un mundo y el desarrollo de estos ambientes debe ser el apropiado para cada uno de ellos y no utilizar el mismo para todos por el simple hecho de ser, por ejemplo, todos gatos.

Para enriquecer el ambiente en perros y gatos debemos mejorar y mantener activa la salud física y mental de cada mascota, aumentando las posibilidades de expresión de comportamientos específicos propios de cada animal, al enriquecer el entorno físico deberemos realizar modificaciones de espacios, entrada de elementos nuevos o en la adición de diferentes objetos que estimulen sus conductas naturales. Otro aspecto es el enriquecimiento ambiental con alimentos, aquí podemos hablar tanto cambios en alimentación, tratando siempre de conseguir una alimentación natural, algo que como ya sabéis os podemos hablar en nuestra tienda de mascotas en Hortaleza, como cambios en la forma de recibir la comida. Por último hablamos de la estimulación sensorial, lo primero que en este punto debemos tener claro es que cada animal debe mantener sus habilidades naturales, cuando trabajamos con gente dentro de nuestras clases de adiestramiento o educación canina siempre indicamos que, por ejemplo, un perro con instinto de caza no debes quitarle el instinto porque forma parte de él, lo que si debemos es canalizar ese instinto hacia algo que no sea peligroso. Además, en este trabajo de estimulación sensorial existe un aspecto muy importante que es la generación de vínculos de nuestra mascota hacia nosotros, pero también a la inversa.

Cuando hablamos de enriquecimiento ambiental del gato, podemos hacer distintas acciones, entre ellas, introducir alimento en un juego interactivo para desarrollar el instinto de cazador del gato haciendo que el instinto de trabajar por la comida forme parte de su comportamiento normal. Armar juguetes que le provoquen acciones y comportamientos de caza, por ejemplo las cañas, pudiendo perseguir y cazar. También debemos proporcionar elementos y superficies en altura donde le permitamos poder saltar, observar objetos desde la altura, dando pie a que desarrolle ese instinto de cazar desde la altura, también podemos incluir en la casa rascadores, pasarelas, baldas, estantes, etc.
En el caso del enriquecimiento ambiental para los perros, también hablamos de distintas situaciones que pueden ayudar a ello, por ejemplo, el esconder o introducir la comida en juguetes interactivos desarrollando el instinto cazador y carroñero del perro, darle snacks naturales que le hagan morder como si estuvieran en su estado natural, ayudando además a bajar la ansiedad. En el caso del perro contamos con otro factor, más habitual en el perro y menos en el gato, que es la salida a la calle, usar correas largas, no extensibles (de este punto podéis leer en nuestra web el post al respecto del uso de la correa), dejar y fomentar el olfateo, variar las rutas de paseo para que ese instinto sea más desarrollado e intenso, esconder elementos que requieran buscar, etc. son otras forma de fomentar ese enriquecimiento.

Por último, como decíamos antes, entra el factor de valorar que tipo de animal tengo y que cosas en exclusiva podemos hacer para que esto ocurra y tengamos un animal no solo más feliz si no más unido a nosotros. Si queréis información adicional en este aspecto podéis seguirnos en nuestras RRSS y ver los desarrollos de cada raza, no solo si tienen un perro o un gato si no también si tienes en mente adquirir un compañero de viaje próximamente, también podéis venirnos a visitar a nuestra tienda en mascotas en Hortaleza, donde sin ningún tipo de problema te daremos indicaciones y consejos que puedes realizar con tu mascota.

Facebook
Instagram